El trabajo en equipo en las carreras de aventura

Experiencias personales | 02/09/2016 por Adrià Vall

Jorge Diego Llano lleva más de 15 años compitiendo en raids de aventura y tiene una dilatada experiencia en pruebas internacionales.  Ha viajado por todos los continentes y ha participando en varios Mundiales.  Tuvimos la suerte de coincidir unos días con él en el último Campeonato del Mundo en Ecuador, y es de aquellas personas con un carácter especial que no deja a nadie indiferente, con quién puedes hablar un buén rato y no dejar de aprender cosas.  A los pocos minutos de entablar una conversación con Jorge te das cuenta de su capacidad de liderazgo, facilidad para comunicar, empatía, resolutivo, generosidad y un largo etc.  

Grácias a su generosidad, en este artículo Jorge comparte con nosotros su punto de vista sobre el Trabajo en equipo en las carreras de aventura, y nos transmite conceptos como el liderazgo situacional, la importancia de tener un objetivo claro y consensuado, y otras ideas interesantes.




Los humanos somos personas maravillosas, pero complejas.  En condiciones normales pensamos, actuamos y sentimos de forma diferente. En general, convivimos, nos entendemos, disfrutamos…  ¿Pero, qué pasa cuando llevamos tres días sin dormir, con hambre, dolor, agotamiento y tenemos un equipo delante que queremos alcanzar y otro detrás que nos persigue? Además, no podemos parar, la meta sólo se cruza al final. Esto es un raid, una carrera de aventura que nos llena de múltiples vivencias y que nos enfrenta a múltiples situaciones.  Yo, particularmente, tengo grandes historias que recordar. Te preparas durante un largo período, sacrificas muchas cosas, inviertes tiempo, cambias prioridades y todo por una semana de aventura en compañía de 4 personas que, dependiendo de la convivencia que allí se genere, determinará la historia que quieres recordar.

Yo llevo corriendo raids, año tras año sin parar, desde el 98. Mi equipo ha cambiado de personas por diversas razones. Creo que sólo un equipo con un patrocinio completo puede permanecer unido durante largo tiempo. Esto no significa que el nexo de unión sea el dinero, no es el único factor que lo mantiene cohesionado. Sin embargo, su ausencia cambia en diferentes momentos, la perspectiva de sus integrantes: trabajos, permisos, estudio, familia, etc. Diversas razones que no facilitan el permanecer juntos. Particularmente, he corrido varios años con un mismo equipo, formado por 6 personas, que nos turnábamos en la participación, ya que sólo corremos 4 en cada competición. Este sistema funcionaba porque creaba espacios de descanso a los que lo necesitaban.

Desde hace varios años, corro con diferentes personas de diferentes nacionalidades y  culturas. He corrido con españoles, argentinos, americanos, uruguayos, finlandeses  y la experiencia siempre ha sido positiva. En los últimos años he conocido a Xavi Rodríguez, amigo catalán con quien he estado ya en 3 mundiales y en otras competiciones internacionales.  Nos comunicamos por teléfono y nos escribimos. Nos vemos dos o tres veces al año y la verdad es que lo pasamos muy bien, lo disfrutamos.  Hemos encontrado la sinergia necesaria para trabajar en equipo, encontrarnos con otros dos más y sintonizarlos fácilmente.

En mi experiencia personal en carreras de aventura y en el manejo de grupos de emergencia, que es mi trabajo, he implementado algunas acciones que quiero compartir con vosotros porque creo que pueden servir a más de uno.





Objetivo claro:

Es el pilar más importante. Conviene definir claramente  el camino a recorrer juntos.¿Queremos ganar? ¿Queremos estar en el  top 10? ¿Queremos terminar en ranking? ¿Queremos pasarlo bien yendo de paseo? Todo es válido pero todos los componentes del equipo deben compartir el mismo objetivo.

Descanso:

No es nada fácil programarlo porque durante la carrera hay que adaptarse a las situaciones, los  tiempos y los ritmos que van surgiendo. Pero debe hablarse antes y definir algunos parámetros-guía de cómo se harán descansos. Si serán de 2 horas, si sólo se harán en las transiciones, si se harán en campamentos, o se descansará más tiempo. Si serán períodos  cortos de sólo 30 minutos cada 10 horas. No sé, cada uno debe decir lo que crea. Si se ha hablado anteses más fácil asimilarlo luego. Porque, cuando se está en condiciones extremas de sueño, si no ha habido una definición previa del tema, esto provoca un gran malestar.

Si yo estoy bien mi equipo está bien:

Es el autocuidado en alimentación, riesgos, protección, equipos, bici, etc. Se debe tener en cuenta que el trabajo en equipo parte de la unión de 4 individuos y, yo como individuo, debo aportarlo todo de mí, mi bienestar es estratégico para los otros.

Dar sin recibir:

Es el principio del cooperativismo humano. No espero nada a cambio y si mi compañero necesita algo de apoyo, yo se lo daré. Si todos hacemos lo mismo, se crea un clima de hermandad que fortalece los lazos necesarios para afrontar situaciones que de otra manera, podrían obligarnos a renunciar.

Conocer las debilidades:

Todos las tenemos.  Primero debo ser consciente de las mías y quiero que mi equipo las conozca, no para que me juzgue ni me disculpe, sino para que me apoye cuando estoy en una de ellas. No nos criticamos ni nos juzgamos mutuamente.




Tolerancia:

Las carreras nos llevan a un límite de esfuerzo que nos confronta con nosotros mismos y con nuestros compañeros. Tocamos límites frágiles de pensamientos, personalidad y  sentimientos. Pero es deporte, es una aventura y somos cuatro personas dando lo máximo de nosotros mismos. Habrá momentos de silencio o enfado que no deben trascender. Crea tu estrategia personal de manejo del estrés para asumirlo con madurez y generosidad. Hoy por ti y mañana por mí.

Funciones:

A nuestro equipo le ha sido beneficioso distribuir funciones a cada uno. Esta dinámica hace que nos sintamos engranados y útiles, como una máquina donde cada piñón hace su trabajo. Debemos tener tacto con la dama del equipo, que en algunos equipos es “material obligatorio”. La verdad de mi experiencia es que no correría raids si no hubiera el componente femenino. Lo admiro y lo necesito. No es sólo un componente más del equipo, es el integrante especial de ese equipo. Descúbrelo en tu propio equipo.

Independencia:

Habrá aspectos que queramos lucir igual, como por ejemplo el uniforme o el casco. Pero, en general, cada uno tiene sus propias preferencias en calzado, alimentación y equipo. Debemos respetar las decisiones de cada cual  mientras no afecten a las cosas comunes.

Liderazgo:

La importancia de un capitán de equipo es una decisión interna. Nosotros no trabajamos bajo ningún parámetro de jerarquía. Existe un concepto llamado liderazgo situacional que consiste en asumir cada uno la conducción del equipo cuando siente que debe hacerlo, bien porque es su mejor disciplina o porque en ese momento se encuentra en mejores condiciones físicas que los otros, porque aún no ha sido víctima del sueño  o por cualquier otro motivo que requiere que alguien tome en ese momento la bandera para poder seguir la batalla.




Bueno, corredores, no quiero alargarme más.Espero que estas reflexiones sirvan para los que se están iniciando en el gran mundo de los raids. Recordad que aquí se crean lazos afectivos fuertes. Los humanos nos afianzamos en los momentos difíciles. Sed cuidadosos en escoger el equipo.  En algún caso, es mejor no correr que hacerlo en un equipo inapropiado. Ya se presentará otra mejor ocasión.


Autor: Jorge Diego Llano. Colombia


Autor
Adrià Vall
Sección raids, editor y director




comments powered by Disqus
Licencia Creative Commons Raid Aventura se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported