Conociendo la ruta del Mont-Rebei

Experiencias personales | 19/09/2014

Los raids nos dan la oportunidad de conocer zonas increíbles, que el ritmo de competición no nos deja disfrutar al 100% en su plena totalidad. Es por eso que queremos dejaros la crónica de Ana  que  volvió a la zona del Raid del Segre para disfrutar plenamente de esos espectaculares paisajes..

Después de haber el hecho el RAID DEL SEGRE el año pasado en Ager, teníamos muchísimas ganas de volver a esa zona para explorar un poco mas, tanto que nos quedamos impresionados por el paisaje por allí.


Como habiamos visto un blog sobre Mont-Rebei, me puse en contacto con Xavi Rodriguez, organizador del RAID DEL SEGRE quien me aconsejo la mejor ruta (sur al norte) para coger para explorar el Congost del Mont-Rebei y me dio el teléfono de Joel de la empresa de deportes de aventura y albergue Zenith Aventura para alquilar un kaiak.

Nos encontramos con Joel en Corça al lado del embalse de Canelles donde nos esperaba con nuestro kaiak y nos lanzamos al agua sin idea de lo que nos esperaba. 


5 minutos de remar hacia el punto del embalse donde empieza las mejores vistas que he visto en toda Europa. No pudimos creer que belleza de paisaje estaba delante nuestros ojos. Nos quedamos bocabajo!

Entramos a una gorga espectacular con rocas inmensas a cada lado en las cuales se veía miles de años de historia en los sedimentos de colores.

Si eso no fue suficiente para dejarnos impresionados, el agua del rió era como el mar pacifico: turquesa y transparente tanto que se veían claramente los peces a distancia. Después de 30 minutos de remo, hicimos nuestra primera parada donde subimos unas gradas de madera colgadas a las rocas hasta arriba donde se puede seguir caminando la ruta marcada por las rocas. Había gente que hacia ese sendero que me comentaron eran 10 kms ida y vuelta, pero con el calor que hacia ese día estábamos mas contentos de estar a unos cms del agua!


Media hora mas de remo y entramos a la parte mas estrecha del rió. Que impresión! Que pasada! Nos miramos hacia arriba y me recordaba el día que llegue a Nueva York y como me impresiono ver los edificios tan altos en una avenida tan estrecha. pues, Nueva York no tiene nada en comparación con esa gesta de la naturaleza. 

Atravesemos lo largo del estrecho y nos apetecía lanzarnos al agua, atamos el kaiak a una plataforma y nos tiramos al agua, estaba tan tibia como un baño! 

Tercera parada fue para cruzar un puente colgante sobre el río a unos 500 metros, y como había mencionado, el agua es tan clara que desde el puente a una altura de 25 metros, se veía los peces, increible!


Dimos la vuelta, cogimos el kaiak y empezamos el regreso hacia el sur parando de vez en cuando para tirarnos al agua.

Un dia inolvidable, unas vistas preciosas y ahora con muchas ganas de conocer mas sitios tan impresionantes como Mont-Rebei.





comments powered by Disqus
Licencia Creative Commons Raid Aventura se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported