Finaliza la Liga del Sureste 2014 con el Raid Tierra Adentro 3.0

Experiencias personales | 17/12/2014

Alberto Quiles de Raidermania Elx nos cuenta su experiencia y sensaciones en el último raid de la Liga Sureste 2014, el Raid Tierra Adentro 3.0 organizado por Malvariche Raid. Grácias por compartirlo!!

Una semana antes del comienzo de esta nueva carrera, de una nueva aventura que iba a vivir con mi amigo Feli, comencé a mandarle mensajes motivadores al móvil. Uno tras otro, iba metiéndole en la cabeza todo lo necesario para intentar ganar esta nueva edición del Raid Tierra Adentro,  un raid que nos hacía mucha ilusión correr y ganar, ya que es de los que nos han visto crecer, es de los que nos han visto hacer liadas increíbles cuando todavía no sabíamos ni orientar el mapa hacia el norte.

Inscribimos el equipo como Raidermania Elx- Más Vertical por los apoyos que recibimos por su parte, aunque podríamos habernos inscrito como cualquiera de nuestros patrocinadores y amigos que nos apoyan en esto de los raids,…YainkoaSports, Hostal “El Altet”, El outlet del descanso o Patricia Miller.

Y así llegamos a El Rellano, un pequeño pueblo murciano en el que nos esperaban nuestros amigos de la organización. Nuestros amigos de Malvariche con los que compartimos grandes momentos, tanto como “rivales” como compañeros de aventuras. Y es que si algo disfrutamos en las carreras, es de los piques sanos. Ese momento en el que te esfuerzas para ser mejor, ese momento en el que tu compañero te necesita, ese momento en el que no tienes todas las variantes de tu vida bajo control y comienzas a disfrutar de tu lado más salvaje en el que no te importa no estar durmiendo en una cama, estar mojado por la lluvia o con la cara llena de barro mientras  comes un sanwich frío para recobrar tus fuerzas.

De repente, el reloj llega a su hora. De nuevo, el momento para disfrutar de la excitación de los corredores que no van a tener que esperar más tiempo para lanzarse a correr hacia esa cuerda que sujeta los mapas colgados que nos lanzarán como arco que sujeta la flecha hacia una nueva aventura, hacia una nueva experiencia que poder contar en esas noches de cenas y carcajadas con los amigos.

Salimos disparados en la primera sección, pasando entre vaguadas, arboledas y pasillos de rocas para completar la totalidad de las balizas en menos tiempo del estimado por la organización, y es que hoy vamos muy rápido. Tenemos entre ceja y ceja, la visión del pavo que regalan por completar todas las balizas del raid…y es que…esa es nuestra filosofía. Intentar disfrutar de todos aquellos rincones que se ha trabajado el trazador. Cuando te diviertes, los resultados vienen solos y nunca nos ha importado perdernos durante horas con tal de encontrar esa baliza que se nos resiste.

Tras la primera sección cogemos la bici y realizamos tres pruebas espectaculares que nos tienen preparadas. Una espeleología, la vía de escalada algo complicada para lo que estamos acostumbrados en los raids y una tirolina de infarto de unos 200 metros. Tras esto comenzaba la zona donde teníamos que apretar los dientes. Una subida interminable en la que mi compañero no paraba de disculparse por no ir tan fino en bici como esperaba, a lo que yo le respondía la verdad. Si no iba tan fino en bici, era porque íbamos los primeros y estábamos apretando de lo lindo. La Sierra de La Pila estaba absorbiendo la energía de nuestras piernas.


La siguiente sección fue una orientación específica a pie  en la que el equipo se podía separar y teníamos una hora para completar, cosa que creo que era factible para muy pocas personas a nivel nacional.

Continuamos de transición en transición, realizando esta vez una prueba de rapel volado espectacular, no sin antes pinchar una rueda de la bicicleta de montaña.

Cruzándonos con muchos equipos y animando a cada uno de ellos, porque así entendemos los raids en Raidermania.  Cuando ves a otro equipo cambiando una rueda por pinchazo, les preguntas si están bien y si necesitan algo, cuando ves a alguien apajarado o que no se encuentra bien, ofreces lo que tienes y cuando ves a otro equipo de Raidermania perdido por el monte como tú, te entra una alegría inmensa por el cuerpo porque sabes que no estás solo  y gritas al aire ¡aprieta el culo mocho/a! cosa a la que te responderán lo mismo y luego comentarás entre risas  al llegar a meta.

Hasta este momento, intuíamos que estábamos en primera posición, y es que habíamos llevado muy buen ritmo y prácticamente no habíamos parado en los avituallamientos, pero  tras siete horas de actividad, el cansancio apareció en forma de no interpretar bien la ruta que nos preparó el trazador por lo que acumulamos demasiado desnivel para muy pocos puntos y balizas. Esto hizo que nos dejáramos más de la mitad de la sección sin picar y mi compañero Feli se doblara el pie provocándose un esguince.

Conseguimos terminar la sección pese al esguince y rápidamente nos abrigamos para subirnos a nuestras bicicletas y quemar hasta el último ATP de energía que nos quedara en el músculo.

Fuimos ticando balizas en la noche, una detrás de otra y ya se notaba en los repechos el cansancio después de todo el día llevando buen ritmo. Estábamos algo desanimados por la posibilidad de que el fallo estratégico, nos hubiera relegado a la segunda posición, pero tirando de psicología del deporte, “todo lo que has hecho hasta el momento, no importa. Importa lo que vayas a hacer ahora”, volvimos a apretar los dientes para llegar de nuevo a El Rellano.

Habíamos apurado el tiempo hasta el máximo, pero sabíamos que llegábamos. En nuestra mente estaba la salida, por lo que nos lanzamos hacia la zona del arco de meta prácticamente sin mirar el mapa. Esa flecha que se lanzó por la mañana en forma de equipo de raids, volvía a la meta para dar en el centro de la diana, pero cuando llegamos…allí no había nadie. Rápidamente leímos el mapa y nos dimos cuenta de que la meta la habían situado en el albergue, por lo que tardamos 4 minutos en llegar hasta él. Ticamos meta y al bajar de la bicicleta, y ver a los amigos y a mi chica, me inundaría una inmensa alegría, frenada por los calambres provocados por los  4 minutos previos que nos marcamos a tope subiendo hacia el albergue después de toda la actividad del día.

Tras esperar a las deliberaciones finales, vimos que 3 minutos nos separaron de la ansiada victoria. Quedaríamos en 2ª posición del raid, por detrás del Running Center que había sabido hacer buena estrategia y habían hecho un carrerón. También estábamos en el pódium con nuestros amigos de Crevillent, que tantas y tantas veces han participado y ganado el longevo Raid de Crevillent, por lo que estábamos contentos de estar allí arriba con gente tan fuerte como ellos.

Al final, nos sentamos a tomar algo con todos, a contar nuestras aventuras y desventuras, a disfrutar de nuestra amistad y a desear que comience de nuevo en 2015  la Liga del Sureste de Raids con la que tanto hemos disfrutado este año y es que las amistades que haces en estas carreras son algo especial que mejor que explicarlas, ven a vivirlas con nosotros.


Autor: Alberto Quiles

Raidermania Elx

Web de Tierradentro 3.0





comments powered by Disqus
Licencia Creative Commons Raid Aventura se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported