Ultraman HISPANO

Experiencias personales | 31/10/2017 por Sergi Rodríguez

Ultraman HISPANO, última aventura de este año. Tras la Transpyrenea en formato carrera del año pasado, después de los 860km y 55.000+ en 16 días, y mochila de 10kg en la espalda en la que quedé bastante vacío, física y mentalmente. Ir a la SPARTATHLON poco después aún lo empeoró todo mes.

Para este 2017 decidí hacer más bici, con la Quebrantahuesos, y triatlón con el DOBLE IRONMAN DE XABIA, con el SOPLAOMAN y el Ultraman HISPANO, con sólo una ultra EHUNMILAK y alguna carrera corta de montaña CAP DE CREUS y la Onco.

Gran acierto, eso de participar en ultras tan largas es muy duro, me gusta mucho, pero físicamente te desgasta, con el triatlón todo es más sencillo, el hecho de combinar tres disciplinas hace que el cuerpo no quede tan castigado como con las ultras.


Hecha esta pequeña introducción os contaré que es el Ultraman HISPANO, y porque decidí inscribiremos. Nace en 2014 cuando Miguel Angel y Manuel Olmo con la asistencia de German, hicieron la primera edición, como dicen ellos es una prueba entre amigos, no competitiva, con la posibilidad de participar en pareja, limitado a 30 participantes , en autosuficiencia, el recorrido no está marcado, todo con gps, y con asistencia.

Es la filosofía de carrera que más me gusta ya que no estoy dispuesto a pagar 1.800euros por un Ultraman oficial de la marca IRONMAN los que se hacen en el extranjero, ni más de 1.000euros que puede costar uno que se haga a territorio español. El Ultraman HISPANO son 310euros, con cortaviento y polo técnico, regalo finisher, 1noche con media pensión por participante y acompañante, mas algún avituallamiento, y muy bien organizado ole, ole ole.


De nuevo haré una carrera con l'Aitor, este año ya hemos hecho juntos al SOPLAOMAN y EHUNMILAK, es un gran compañero en cursa y un buen amigo, con una cabeza privilegiada, para que os hagáis una idea, su primer triatlón un IRONMAN, el segundo, el SOPLAOMAN, y el tercero un Ultraman.

Como asistencia tendremos mi pareja Eva y Laia nuestra hija.Hacemos el viaje en coche 1.130km, aquí ya empieza el Ultraman. Llegamos jueves al mediodía, vamos a buscar los dorsales y quedamos para vernos mañana a las 7 de la mañana para empezar la fiesta.

Faltan pocos minutos para las 8 de la mañana, los 15 inscritos sólo se presentan 7, creo que es una lástima, nos sabe mal por los organizadores, somos más voluntarios que participantes. 

Es noche, en el embalse de la sierra de Zahara, unas antorchas nos marcan el camino para entrar en el agua, el barro de momento no deja que nuestra asistencia nos haga el seguimiento con kayak, nos deja un poco preocupados, ya que hace que se aburran esperando. Debemos hacer cuatro vueltas a un circuito de 2.500m, rodeados de una pila de kayaks de apoyo. La primera vuelta vamos todos muy agrupados, en la segunda vuelta todos paran para avituallar, nosotros no lo hacemos y nos ponemos delante, a los pocos minutos nos vuelven a pasar tres compañeros, en la tercera vuelta se levanta un poco de aire y hace que el agua se mueva un poco, pero estamos nadando muy cómodos, los dos juntos, las horas de entrenamiento están dando sus frutos, encaramos la última vuelta, con un buen chute de energía, ya que vemos a Eva y Laia el kayak, la organización las ha ayudado a atravesar el barro, tenerlas al lado es fantástico, al final salimos del agua en 3h34' con muy pocos minutos de diferencia entre todos los participantes. Hacemos una rápida transición, que nos permite salir primeros con la bici, para encarar los 120km.


Aunque no es competitiva con Aitor decidimos ir al grano, con pruebas tan largas siempre tienes que buscar una motivación, y parece que nosotros hemos encontrado la ponernos delante y ver si nos atrapan. Los primeros 65km son muy guapos, hacemos un pequeño puerto y después pedaleamos entre olivos, vamos viendo a Eva y Laia, que nos hacen una asistencia de lujo, no nos paramos para avituallar nos dan los bidones y comer en marcha, parecemos pros.

Van pasando los kms nos vamos acercando a Sevilla, aquí el recorrido no es muy bonito, es lo que tiene acabar el recorrido en una gran ciudad y sin montañas alrededor, a falta de sólo 20km, se rompe el cambio de mi bici, estamos parados 22min, lo que aprovecha la pareja que venía detrás para atraparnos, Dani y Sergio, se paran y nos preguntan qué ha pasado, lógicamente siguen su carrera, al poco se paran dos ciclistas que estaban entrenando para la zona y al enterarse de que estábamos haciendo un Ultraman uno de ellos no duda ni un segundo en dejarme su bici, la organización disponía de una bici de repuesto en un coche de asistencia pero era muy lejos .

Estoy muy contento, problema solucionado, nos ponemos a tirar a un ritmo muy alto que nos permite recortar unos minutos al final entramos a sólo 14minuts de los primeros, con un tiempo de 4h17'. Al llegar nos encontramos unas pizzas calientes, tortilla de patatas, bebida fresca... Esperamos a que lleguen el resto de compañeros, Manuel, Oscar y Vanessa, y nos vamos a descansar.

Es Sábado, hoy tocan 240km de bici, es un circuito de ida y vuelta, con 1510+ y 1510-, con un puerto fácil de 20km. Vanesa ayer se lesionó y no tomara la salida, una lástima.

Hoy no las tengo todas, no hemos encontrado recambio para mi bici, y Miguel Angel, uno de los organizadores muy amablemente me deja una de las suyas, también nos deja sus zapatillas tres números más grandes que las mías, ya que no llevamos las mismas calas, y las mias no las puedo sacar ya que parece que estén solidificadas, la posición sobre la bici es muy diferente de la que estoy acostumbrado, y por delante 240km.

Salimos a las ocho de la mañana, nada más comenzar nos ponemos a tirar, pero a los pocos km, es la pareja que ayer nos atrapó en Dani y Sergio hoy lo vuelve a hacer, le digo a l'Aitor que ningún problema que hemos hacer nuestra carrera, que debemos perder el menor tiempo posible, y que en los 87km de montaña de mañana se decidirá todo, seguimos con la cabeza entretenido compitiendo en una prueba no competitiva, suena raro pero es nuestra motivación para afrontar tantas horas de carrera, nos hace estar distraídos y ellos son unos buenos contrincantes. Nuestra estrategia, es mantener un ritmo constante y prácticamente no parar para avituallar o hacerlo en movimiento, en cambio ellos paran, de hecho sólo los podemos pasar cada vez que paran para avituallar, y rápidamente nos vuelven a atrapar, así llegamos hasta al final del pequeño puerto km120 y punto de retorno, donde la organización tenía un buen avituallamiento, ellos hace unos minutos que han llegado, le digo a Aitor que haremos un avituallamiento muy rápido para volver a salir por delante de ellos, muy buen trabajo de nuevo de Eva y Laia, todos nos miran un poco con cara de sorpresa por lo poco que paramos para avituallar. La bajada pasa rápidamente, ya estamos en el km 140, sólo 100km para llegar, seguimos jugando al gato y al ratón con la otra pareja, cada vez les cuesta más cogernos, hemos ido hasta el km 201 por delante, pero al final nos pasan. Llegan a meta tres minutos antes que nosotros, paramos el reloj con 9 horas 9 minutos 26,2km / h de media con paradas no está nada mal, y lo más importante muy enteros para encarar el último día.


Para mí no ha sido nada fácil, la posición sobre la bici, no me ha permitido pedalear cómodamente pero no me puedo quejar, he usado tres bicis diferentes y estamos en carrera a sólo 17min de nuestros compañeros.

Ya es Domingo último día, ha pasado volando, son las 6:30 ya estamos de camino, tenemos una hora de coche.

Justo a las 8 de la mañana dan la salida, el sol comienza a despuntar, por delante 87km de montaña, y 1400+ según mi gps.

De nuevo nos ponemos delante, tenemos que salir fuertes para tratar de recortar los 17min de desventaja, seguimos jugando con nuestros compañeros, es lo que nos hace estar motivados. Ellos hacen lo más lógico, engancharse a nosotros, le digo a Aitor que debemos correr a buen ritmo, para descolgarse o al menos para desgastar a ver qué pasa, hacia el km 9 ya los hemos dejado atrás, llegamos al primer punto donde teníamos Eva y Laia, y no paramos, las volveremos a ver en el km 33, algo arriesgado pero así lo decidimos, esto acaba de empezar y nos encontramos fuertes. Esta parte del recorrido es preciosa, estamos en un parque natural, seguimos corriendo a buen ritmo, nos metemos en una zona de senderos y por primera vez tengo un error con la navegación que nos hace perder unos seis minutos. Llegamos al km 33 nos volvemos a encontrar nuestra asistencia y ahora nos toca cruzar un corte de río de unos 30metres, empieza a hacer calor y la remojada nos va de coña, esta vez sí paramos para avituallar, pero muy poco tiempo, seguimos con la misma táctica.

Poco después nos plantamos en km42, donde la organización tiene montado el único avituallamiento, con fruta, tortilla de patatas y bebida fresca, de nuevo paramos poco tiempo, nos hubiera encantado estar más rato pero seguimos compitiendo en una prueba no competitiva, estamos muy pillados.

Encaramos la segunda maratón fuerza enteros, Laia nos informa que cada vez los tenemos más atrás, esta segunda parte la que nos llevará hasta el centro de Sevilla el recorrido es bastante más aburrido, todo pista ancha sin sombra y con un sol alucinante que nos está haciendo daño. Hace calor unos 31 grados, son las dos de la tarde, y el sol cae a plomo sin sombra donde refugiarnos. Hacemos un avituallamiento en el km 61, tomamos unos tragos de agua muy fría, y con Aitor creo que le hace un corte de digestión, a partir de aquí ya no puede comer ni beber nada, creo que vomitó más de diez veces, primer momento crítico de verdad y aún 26km por delante. Volvemos a coincidir con Eva y Laia en el km 70 y 78, hoy por hoy es nuestra nueva motivación llegar donde están ellas, salimos del km 78 y por fin vemos la ciudad de Sevilla, Aitor está luchando como un guerrero sigue vomitando y corriendo sin parar, yo no puedo hacer mucho por él, y digo que si quiere caminar por mí ningún problema, él me responde que prefiere correr que así no se le hará tan largo.

Entramos en las calles de Sevilla, Aitor después de casi cuatro horas de no comer nada, me dice que le apetece un helado Calipo, yo alucino, le hago repetir lo que me acaba de decir, y efectivamente quiere un Calipo, total que hemos toca buscar un bar disfrazado de corredor con un billete de cincuenta euros para comprar un helado, el camarero nos mira extrañado.

Seguimos trotando a ritmo lento por las calles ahora ya muy céntricos de Sevilla, llenos de gente, estamos haciendo un pequeño recorrido turístico por parte de los lugares más emblemáticos de la ciudad, finalmente llegamos a la Plaza España y 500m después a la línea de llegada , para entrar muy contentos con Eva y Laia en 11h57'. Organizadores, familiares y voluntarios nos felicitan, estamos cansados ​​pero muy contentos, nos dan nuestro regalo finisher y nos dicen que Dani y Sergio llegarán en unos 40min, decidimos esperarlos, pero al cabo de los 40min nos dicen que pueden tardar una hora más, se hace muy tarde para nosotros, son las nueve de la noche y tenemos que cenar, tenemos ganas de probar la gastronomía de Sevilla.

Nos despedimos de los organizadores y voluntarios y los agradecemos una vez más la buena acogida que nos han hecho.

Ahora ya somos Hispanos.Una AVENTURA MÁS LA SACA.


Autor
Sergi Rodríguez
Sección desafíos




comments powered by Disqus
Licencia Creative Commons Raid Aventura se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported